Seguidores

martes, 18 de julio de 2017

Eres dos personas distintas

18 junio 2017

No me ves
No me hablas
No sabes de mi
No compartimos la vida 
No conoces a mis hijos
No me oyes
Tu historia es idéntica aunque eres dos personas  distintas 

Tercera respuesta

13 de marzo de 2017
Tercera respuesta.
Se necesita estar muy desconectado de la realidad para después de lo que descubrí de ti y como me trataste después, te atrevas a escribirme.
No pienso formar parte de tu loca dinámica de niño no amado buscando "amor" en esa masa amorfa e indistinta de vaginas que percibes como el ente femenino.
No me escribas nunca más, ni te molestes en responder porque acabo de hacer una regla para que todo lo tuyo se vaya directamente a la basura.

Segunda respuesta

Segunda respuesta 
8 de marzo de 2017
Te imagino perfecto diciéndole lo mismo a cualquier otra.
Se necesita tener muy poca vergüenza para escribirme después de lo que descubrí de ti y de como me trataste después.
Desaparece por completo 

miércoles, 5 de abril de 2017

Primera respuesta

19 de febrero de 2017

"Aunque no sea lo que a ti te gustaría que fuera, te adoro, y no puedo olvidarte"
Qué manera de subestimar una situación.
No es que no seas lo que a mí me gustaría.
No es que tu carácter tenga alguna característica que choque con el mío.
No es que no hicieras algo que yo esperara. 
No.
Es que eres patológicamente mentiroso y manipulador.
Perverso.
Endemoniadamente centrado en leer a tu víctima para decirle o tratarla como crees que quiere ser tratada a través de tus observaciones.
Tu acecho para encontrar una posible vulnerabilidad.
Estas centrado en un solo objetivo: como un cazador, encontrar el momento que te favorezca.
No hay mayor placer para ti en la vida que lograr conquistar a alguien.
Ese momento en el que cae, en el que su corazón está en tus manos, como cuando después de acechar a un venado, que se aleja cuando te percibe, porque intuye el peligro, pero termina desplomándose cuando una bala atraviesa su corazón.
Ese sentimiento de posesión.
Pero tampoco es eso...
Tampoco es eso lo que "no me gusta de ti."
Porque para uno, ese acecho también puede ser placentero.
No es tampoco tu harem.
Tu colección personal de imágenes que te excitan y te muestran el resultado de tus conquistas.
No es ese altar al egocentrismo y narcisismo,  esa actuación que te regocijas en observar una y otra vez. 
No es que "no me guste esa característica de tu forma de ser".
Tampoco es eso, en realidad, tu cualidad más despreciable.
Ese acervo de mujeres engañadas es suficientemente macabro, peligroso, incriminatorio e ilegal.
Pero tampoco es eso...

Es tu respuesta cuando cayó la máscara.
Es tu manera de encararte con la realidad.
Primero, al ser confrontado, tu manera de intentar primero desplazar la culpa hacia la víctima. "Tú eres casada y aún así me aceptaste". Te acepté pero NUNCA te mentí. Yo a ti nunca te engañe. La culpa de aceptarte no es una situación que a ti directamente te afecte ni que muestre mi falta de amor hacia ti.
Segundo, cuando eres confrontado, simplemente me bloqueas. Me impides mostrarte el resultado de tu perversidad. Te ciegas y deliberadamente evitas conocer la consecuencia de tus actos, de tu maldad.
Y tercero, no te responsabilizas de tus acciones. No lastimaste, no heriste... destrozaste. Devastaste.
Es apenas justo que resarzas el daño que hiciste.
Es lo mínimo que podrías ofrecer. Pero no te nace. Es más, cuando se se solicita, te enojas y lo minimizas.
Es eso, precisamente... Es NO ser hombre. NO responsabilizarte de tus actos. 
Ni siquiera pagar exámenes médicos para descartar enfermedades sexualmente transmisibles y terapia psicológica para salir de la devastación que causaste.
No es un favor. Es lo mínimo indispensable. Pero ni siquiera eso fuiste capaz de ofrecer y cuando se te solicitó, de dar.
¿Tú crees que yo necesito que tu hicieras eso?
¿Crees realmente que no puedo hacerlo yo?
Creo que no contaba con el conocimiento necesario dadas las circunstancias para saber que esos eran mis posibles riesgos.
Era tu responsabilidad mínima...
Pero ni eso fuiste capaz de dar.
No necesito estar cerca un hombre tan perverso. En realidad no.
No es que no seas lo que a mí me gustaría que fueras.
No te confundas.

Irrupción

25 de enero de 2017
Irrupción 

¿Por qué repentinamente irrumpes en mi mente?
Cuando tengo todo controlado y ha pasado tanto tiempo.
¿Haces vudu? 
¿Envías señales de humo?
Si ya no te pensaba ¿por qué otra vez?

No puede ser de otra manera más que por el pedazo tuyo que vive en mi.

Es un pedazo que te arranqué y ahora es mío.
No tiene relación contigo, sino con mis sueños.
¿Esa parte tuya en realidad soy yo?
¿Nunca fue tuya?
¿Siempre fue mía?
¿Siempre creí que eras tú pero en realidad era yo?

¿Como es posible que después de estar curada de ti, recaigo?
¿Eres una metástasis de un cancer antiguo? 
¿Necesito otra dosis de quimioterapia de realidad para volver a mantener el tumor a raya?

¿Cómo puede ser que nunca fue nada realidad? 
¿Que cada palabra era pronunciada una tras otra vez ante diferentes vaginas?

¿Qué suerte de enfermedad macabra me contagiaste?

¿Qué dice de mí esta incapacidad de sanar?

¿Es que quiero destruirme en realidad?

¿Es que siento que merezco ser tratada como un objeto?

¿Por qué no te largas de mi corazón que has roto tantas veces? 
¿Por qué no me dejas finalmente? 
¿Por qué no te dejo finalmente? 
Ya quiero paz.

Devastación

12 de agosto de 2016

No quedó nada.
Solo un terreno árido y quemado.
El incendió acabó con todo.
Fue tan devastador que no hay posibilidad para que el bosque renazca.
Los pájaros volaron, las ardillas y venados encontraron otros bosques.
Las hadas encontraron otros faunos.
Las plantas fueron calcinadas hasta la raíz.
Una niebla cubre las cenizas.
La lluvia ha terminado.
Y al fondo, amanece.

Por toda la eternidad el fuego estará en deuda con el bosque. No hubo piedad, compasión ni resarcimiento.

Autonomía

1 de septiembre de 2016

Autonomía 

No necesito media naranja.

No tengo ganas de coger si no se me trata bien.

Si no hay ilusión, respeto, anhelo, conquista.

Si soy lo último en la lista de cosas por hacer.

Si ni siquiera se me dirige la palabra ni se me pregunta cómo estoy.

Las ganas de coger no se pueden dirigir a ningún lugar cuando hay tanto desprecio.

La pregunta es:

¿Si fuera diferente si querría?

Demasiada mamada en mi contra.

¿A estas alturas y en estas circunstancias a alguna le quedan ganas todavía?

Ya vi todo y no queda nada de la figura masculina adulta sexual que rescatar.

Demasiada agresión, demasiada violencia, demasiado engaño, demasiada ira, demasiada pendejez.

Ya no estoy en edad de que me importe, harta de tanta necedad. 


Ya paso de los hombres. Solo quiero tranquilidad. Mi piel esta endurecida con tanta agresión, humillación, engaño, despecho, ser ignorada.

Entiendo de cierta manera a las mujeres que a estas alturas no quieren saber más del sexo masculino. 

Los hombres no entienden ni nunca entenderán la necesidad femenina de sentirse cercanas al ser amado. O tal vez si, lo entiendan muy al principio y por pocos años. Pero nunca se van a poder entregar. Es mejor que ni nos hagamos ilusiones.

No entienden la necesidad de hablar.

No entienden el imprescindible requisito femenino de sentirse conquistadas.

Creo que solo las mujeres entienden eso, por eso nunca vamos a ser completamente felices solo con un hombre.

Entiéndalo, estamos profundamente decepcionadas.


Me vengo de manera autónoma.

Tengo todo lo que necesito dentro de mi, mis sueños, mi erotismo, auténtico, lábil, fogoso, cuando se me da la gana. 

Me desfogo sin necesidad de humillarme y aguantar.

No necesito a nadie para causarme orgasmos infinitos.

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin