Seguidores

viernes, 16 de enero de 2009

Fóllame mucho

-Preciosa, quiero verte antes de irme de viaje, ¿podrías en la mañana, en el hotel de siempre?

-Si guapo, y te doy tu regalo de cumpleaños, quiero que te lo lleves a tu viaje.

Llegamos y en el cuarto nos abrazamos, mientras frotabas tu cuerpo contra el mío, y susurrabas en mi oído que me habías extrañado. Me separé y tomé el paquetito envuelto en papel de china y te dije, "ábrelo".

Un par de libros de relatos eróticos, para que me recuerdes durante tu viaje. Leímos juntos el primer cuento, mientras empezabas a desnudarte. Quedaste solamente con tu calzón, negro, que tenía un dibujo de reloj cucú en la bragueta. Reímos mientras separaba la abertura y exponía tu pene a través de la tela.

Lo tomé entre los labios, y empezó a cobrar vida. Introducía la lengua en la grieta de la punta, mientras sentía el primer líquido viscoso entre mis labios, formando hilos.

En unos segundos, se encontraba en todo su esplendor, erguido, apuntando al cielo, dirigiéndose un poco hacia la izquierda, como su dueño.

Tomaste el teléfono y empezaste a filmar como tu miembro entraba y salía de mi boca, caricia que te enloquece, mientras con una mano aprieto fuerte el tronco y con la otra sostengo tus testículos. Hacías mi pelo hacia un lado, entrometido entre la cámara y la imagen que tanto disfrutas.
Me pediste que me detuviera, de otra manera, no llegaríamos muy lejos. Y vaya que hoy llegamos lejos. Empecé a desnudarme, mientras tu me filmabas. Me quedé solo en tanga y una transparente y ajustada camiseta de tirantitos, que revelaba mis pezones erguidos, sobre mis pequeños y redondos pechos, y mi vientre plano y duro. Te quitaste la única ropa que te faltaba, mientras te observaba, sorprendida con el grosor de tu miembro, que parecía reventar en cualquier momento. Oscuro, morado, tumefacto.

Nos fuimos a la cama, y acostándonos, recorrías toda la orografía de mi cuerpo. La piel se me erizaba, bajo tus manos grandes y fuertes. Las introducías entre mis nalgas, amasándolas. Apretabas mis senos, y frotabas con suavidad, mientras metías la lengua en mi boca, que desaparecía bajo tus gruesos labios.

Me despojaste de la tanga, y me colocaste sobre ti. Tocabas mi sexo, mientras me preguntabas, "¿como es posible que estés tan mojada?", a lo que respondí: "Guapo, es porque me enloqueces..."

Comenzaste a frotar la cabeza de tu pene entre mis labios pequeños, pero tanta humedad, impedía que tu pene se quedara en el sitio justo. Tanteabas, solo con tu miembro, hasta que sentí la cabeza justo en la entrada de la vagina. Dijiste "Ahí es...¿Ya te la meto?" Trataba de decidir si ya me la metías o si seguía deleitándome con tu glande sobre mi clítoris. Decidiste por mi, pidiéndome que me sentara por completo sobre ti. Veía la cabeza aparecer y desaparecer entre mis pelos, y me preguntaste: "¿Te vendrías así?" Y mientras asentía con la cabeza, con los ojos cerrados, disfrutando la sensación, volviste a decidir por mi, diciendo, "No, ahora te la voy a meter". Me detuve y erguí, mientras sentía como lentamente mis paredes interiores se abrían y acomodaban alrededor de ti.

Me incliné hacia adelante, y empecé a agitar la pelvis, de adelante hacia atrás, mientras escuchaba tu temblorosa y agitada respiración, entrecortada por el placer. El espejo junto a la cama, nos devolvía una magnífica imagen de mi cuerpo trabajando, mis duras nalgas, rebotando, deslizándose, sintiéndome cada vez más cerca del orgasmo.

Un profundo gemido, me hizo detenerme, mientras sentía los espasmos y escalofríos que recorrían todo mi cuerpo. Te detuviste, y mientras acariciabas mi espalda, me decías "me encantas, me encantas, me encanta que te encante..."

Te dije: "Guapo, no te vengas, cógeme, fóllame, mucho, mucho, como el tiempo que estaremos alejados." Me cerraste las piernas, y yo arriba de ti, sentía tus testículos entre mis nalgas. Me dijiste: "te siento, mucho, mucho, siento como si me succionaras, como si todo yo entrara en ti", mientras trataba de quedarme quieta, evitando el impulso incontrolable de agitar la pelvis de arriba a abajo, enloquecida de placer. Mi sexo se licuaba, se derretía, escurría sobre ti mientras sentía que me correría nuevamente, muy pronto. Me besabas y apretabas contra ti, cuando nuevamente nos sorprendió otro espasmo, otro gemido, otra vez desde el centro de mi ser.

Unos segundos después, me separaste, me colocaste sobre la cama, sobre la espalda, me abriste las piernas y te hincaste frente a mi, mientras volviste a introducirte, y rápidamente entrabas y salías, nuestros cuerpos chocando y chapoteando. Ya sabías que seguía, pero me preguntaste "¿Qué quieres, qué quieres que haga?". A lo que contesté "'Tómame, cógeme, fuerte, duro, soy tuya..." Te inclinaste sobre mí mientras sentía tus testículos golpeando contra mis nalgas, largo rato.

Te detuviste, y suavemente, me diste la vuelta. Cerraste mis piernas y sosteniendo tu pene te introdujiste en mi vagina, entre mis nalgas. Empezaste a agitarte, mientras suspirabas y sentía las gotas de tu sudor resbalando sobre mi espalda. Dijiste: "Preciosa, no te muevas", mientras sentía como tomabas mi humedad y la frotabas contra mi culo. Me penetraste suavemente, mientras poco a poco el dolor se iba diluyendo, y comenzaste a moverte sobre mi. Te dije: "Vente mi amor" cuando empezaste a gemir y te detuviste, desplomándote sobre mi.

Nos separamos y colocamos frente a frente, abrazándonos, sintiendo nuestros cuerpos completamente empapados, y nuestra respiración agitada, entre besos.

Te voy a extrañar... susurré en tu oído.

15 comentarios:

La nada dijo...

Amiga: me remito a una muy buena lectura de Juan Garcìa ponce: Inmaculada, es una obra a manera de diario, es fascinante pues alternan los amntes de ella( Paloma) se da un mundo de fascinaciòn y comunicaciòn corporal.
Es maestro de la literatura eròtica.
Me encanta el lengaje que utilizas.

ENCANTADORA DE DEMONIOS dijo...

UMMMMMMM QUE QUIERES QUE TE DIGA? JAJAJAJA
ME GUSTA, ME GUSTA LO QUE ESCRIBES Y COMO LO EXPRESAS Y POR UN MOMENTO ERA YO LA QUE ESTABA ALLI.
GRACIAS LINDA, UN BESOTE.

Yedra y Yago dijo...

Ummm, bonito encuentro, y mejor recuerdo para los días que esté sin ti!
Un beso
Yedra

XoXXeX dijo...

ahhhhhh, la poca importancia que le das al final, el acabando en ese culo, un million de ratones han escapado de mi cabeza. Así, han corrido desesperados por todos lados.

Lydia dijo...

Con tus frases haces que nos adentremos en el mundo de tus sueños, de tus vivencias, de tus locuras... desde la leve caricia de un susurro, hasta el tanga empapado que sale por entre los muslos...

Mi miembro dijo...

Me ha gustado mucho perderme por la frescura de tu blog no me quedo mas remedio que leer asta los comentarios que te han dejado. recibe un cordial saludo.

Zorra Cachorra dijo...

La nada:
Gracias por tus palabras, intentaré buscar la lectura que mencionas, saludos

Encantadora de demonios:
Me gusta que te guste, y que mis palabras te hayan transportado a un lugar paralelo en donde tu también estabas. Es un placer, un besote a ti tambien.

Yedra:
Si muy bonito, ojalá no se me descargue la batería pronto ;-)

XoXXeX:
Me hubiera gustado, como comentas, darle un poco más de detalle al final, pero ya tenía que irme.
En todo caso, sería interesante que el fuera el que describiera sus sensaciones de acabar ahi, a mi no me acaba de encantar, jajaja ;-)

Lydia, me gusta que te adentres en mis sueños, en mis sensaciones, que estan a punto de enloquecerme... ;-)

Mi miembro: bienvenido y espero que lo disfrutes, saludos

Catman dijo...

Me ha encantado y transportado...jeje, me imagine a mi ahi tambien
besos

Crazygirl dijo...

WOW!!! Me encanta lo q escribes!!!! Muy buena la descripcion paso por paso de ese polvo tan delicioso!! Me recuerda muchos de los mios con uno q me enloquece!!!

THC dijo...

Maravilloso polvo. Me imagino de inmediato siendo el protagotista del relato. Sabes disfrutar y sabes hacer disfrutar.
Un encuentro así es para tenerlo guardado en el cofrecito de los recuerdos y de vez en cuando sacarlo y recordarlo y revivirlo.
Un repasito con mi boca por toda tu piel.
¡buff, cómo nos pones cachorrita!
besitos

cadeca dijo...

vaya tela nooooo...saludos ...cadeca...

cadeca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Zorra Cachorra dijo...

Catman.
Pues te ha transportado de la misma manera que tus poemas me transportan a mi
gracias por tu visita

Crazygirl, bienvenida, y es un placer que te haya hecho recordar buenos momentos

THC, es maravillosa la sinergia y la fuerza de un encuentro, que puede darle placer a otros que están alejados. Me encanta que el leerme te haga soñar.
besitos

cadeca, gracias por tu comentario y tu visita

baby girl dijo...

Hola

Ya se que no te comento frecuentemente .
Que sepas que te leo siempre, y esta noche leí bastantes entradas tuyas, disculpa si no soy de las que frecuenta tu blog, es por tiempo no por falta de ganas.
Solo quiero decirte que lo haces con mucha naturalidad y leerlos en vivirlos

se que te lo dicen muchos pero yo no se ser mas original.

Un saludo y un beso calido

Zorra Cachorra dijo...

Baby Girl:
Agradezco mucho tus palabras y me siento honrada con tu visita. No tienes que decir nada especial.
besos

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin