Seguidores

viernes, 1 de enero de 2010

escena

Una sola escena
Estabas tu, acercándote hacia mi. No hablabas, yo tampoco. Yo empezaba a tocar tu cuerpo, sobre tu ropa. Te abrazaba y sentía tu torso cónico como de delfín debajo de mis brazos. Subía y bajaba mis manos sobre tu espalda. Sentía tus rizos tiesos entre mis dedos, tu cuello, tus nalgas, los músculos duros bajo la piel de tus brazos fuertes.

Y tu me besabas. Era como si me dijeras que me querías, yo sentía el amor entrar a través de mi boca, por toda mi piel, mis poros se abrían y ese maravilloso sentimiento entraba en todo mi cuerpo y en mi alma. Yo sentía tu alegría, tus ganas, tu deseo en todo mi cuerpo. Sentía tu pene vertical y rígido sobre mi abdomen. Protuberante, más aún que tus pestañas y tu boca. Era tan real y tan intenso, tan fuerte, mágico. Casi verdadero. No decías nada, pero yo lo sentía, mi mente sabía lo que tu me transmitías a través de tu cuerpo. No había miedo, no había dolor, ni emocional ni físico.

En ese momento desperté. Todavía podía sentirlo. Y repentinamente, me di cuenta de que solo era un sueño.

Gruesas lágrimas me brotaban de los ojos, pero no tenía un nudo en la garganta. Era como una regaderita mojando mi almohada. Con ese llanto se iba limpiando mi alma, mientras regresaba a la realidad. Era incontenible, silencioso, pero a la vez reconfortante.

Y tu notaste mis lágrimas. Creíste que tenían relación contigo. Silenciosamente me abrazaste por atrás. Besabas mi cuello, metías las manos por debajo de mi ropa. Sentí tu pene como palo tanteando mis nalgas.
-¿Vas a querer que te haga un huevo para desayunar?
-Mmm prefiero chorizo..

Toqué la punta de tu verga, que me golpeaba la espalda.

Comenzaste a desnudarme, y yo a sudar. Me quitaste toda la ropa, y me jalabas los pezones. Sentía mi vulva hincharse, mojarse, casi podía verla enrojecida y abultada.

Metiste dos dedos en mi boca,  después los colocaste entre mis piernas, rozándome suavemente el clítoris.

Te abracé con una pierna, para que pudieras alcanzarme mejor. Tu otra mano recorría mi vientre, y moldeaba mis senos.

Me colocaste boca abajo, y metiste cada uno de tus dedos dentro de mi. Todos quedaron pringosos, resbalosos, cubiertos de mi jugo. Untaste con el mi culo, y metiste dos dedos en el, y tres en la vagina. Cerré los ojos, cuando metiste la otra mano por debajo de mi cuerpo para acariciarme, con la presión justa y en el lugar perfecto, por adelante.

No creo que muchos sepan hacerlo, pero tu lo dominas. Tus caricias no son muy suaves, pero tampoco fuertes. Tienen la intensidad perfecta para convertirme en huracán, para desquiciarme por completo, para hacerme sentir esa agradable sensación de que me voy a venir en tus manos. Yo quietecita lo sentía venir, crecer en mi vientre, ondular en cosquillas sobre la ingle.

Ha sido uno de los orgasmos mas fuertes que recuerdo. El vértigo me sobrecogió, y un alarido salió de mi pecho. Continuo, largo, potente, igual que el sentimiento en mis entrañas.

Hoy inició un año nuevo, mezclado de lágrimas y orgasmos

8 comentarios:

THC dijo...

¡Qué buen comienzo de año!
Muchos besitos.

Zorra Bella dijo...

THC, si fue un comienzo agridulce, si se puede llamar así...
muchos besitos para ti tambien

SEX0 dijo...

Zorra bien intenso y directo tu relato, me gustó y lo leí en el mejor momento para ello... ;-)

Besitos,


SEX0

tomasuncafe dijo...

llorar en un orgasmo tu sueño despierta intensamente despierta,
besos

Lydia dijo...

Se notaba como se acercaba lentamente, como ligeramente le rozabas y como sentías aquello a tope, tan real... como un sueño vivo.

Ipnauj dijo...

Cada mañana un orgasmo, cada atardecer una caricia, cada noche soñar contigo.

Un gran saludo.

ReLeNiTa dijo...

me lo he imaginado todo y te confiezo que me he puesto en tu pisicion y mi chico en la del tuyo, y casipude sentir todo lo que tu sentiste.

Besos.

mydirtybussiness.blogspot.com

Noseloko dijo...

Increible Escena... gracias por este hermoso sueño...
Besos... saludos

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin