Seguidores

domingo, 28 de febrero de 2010

dos palabras


Son dos palabras de ti, que han dado un vuelco de 180 grados a mi perspectiva. Cuando finalmente pensaba que las cosas iban tomando su lugar, y nos estábamos adaptando a la nueva situación, de tu allá y yo acá, cada oveja con su pareja. Me comentaste el viaje que recientemente hiciste con tu mujer los dos solos, al otro lado del país donde viven, para encontrarse con algunos viejos amigos. Describiste como conseguiste que tu madre fuera a cuidar a tus hijos, la primera vez que dejarían a la pequeña de casi dos años, sería destetada durante ese viaje.
Atormentada, imaginaba tu estancia con tu esposa, y el pensamiento era casi insoportable. Además de que hace dos meses que no te veo físicamente.
Todo esto en cierta manera me daba la certeza de que pronto nuestra relación llegaría a su fin. Te habías reencontrado con tu mujer, y ya no me visitas.
Sin embargo, varias cosas no me cuadraban: tu insistencia en decirme cosas agradables, tu extraordinaria simpatía al llamarme, los sueños que me ibas contando que tenías conmigo, todos con un alto contenido erótico. Culpabilidad, pensé.
Finalmente sentía que poco a poco ibas saliendo de mi mente. Estoy segura de que lo notaste.
Aún mas insistentemente me buscabas por el messenger, y me llamabas por teléfono. Esa disparidad en las señales que me enviabas, prometía volverme loca por completo.
Tu mujer se unió a facebook. Como nos conocemos desde hace tanto tiempo, nos aceptamos como amigas.
Una extraña inquietud, me hostigaba cuando ella comentaba mis enlaces y escritos.
Se fueron nuevamente de viaje, ahora con toda la familia. Durante ese viaje, tu hija mayor descubrió el juego Pet Society, y me encontró como amiga.
Chateamos tu niña y yo, a través del juego, a las 6 am, durante su viaje, mientras te imaginaba en el cuarto de hotel, por ahi, con tu mujer, viendo como jugaba conmigo. Un leve escalofrío me recorría de pensar en estar metida en medio de su intimidad.
Dos días después, una llamada a través del skype, nuevamente me sorprendió. Tu mujer me llamaba, diciendo que su hija quería hablar conmigo, porque le gustaba mucho el juego de facebook. Hablamos de eso, de facebook, de su reciente viaje, del destete de la pequeña. Como si fuéramos un par de amigas de hace mucho tiempo. Los sentimientos se hacían cada vez mas confusos dentro de mi, porque no podía imaginar lo que sucedería si tu hija, o tu esposa se enteraran de nuestra larga relación.
Al día siguiente de esta llamada, recibo una tuya. Me dices que estás en otro continente trabajando, que piensas en mi, que me extrañas. Yo te digo que hablé recientemente con tu esposa.
Y me dices algo que me desconcierta aún mas.
-Preciosa, pues ten cuidado con lo que le dices, porque ella sospecha.
-¿Cómo que sospecha? ¿Qué sospecha? ¿Por que lo dices?
-Porque me preguntó si hay algo entre tu y yo ahora mismo, y si lo ha habido antes.
El corazón late fuerte, sonoro, rápidamente, bricando dentro de mi pecho. El aliento me falta, me siento mareada.
-¿Y que le dijiste?
-Que no hay nada ahora mismo, pero que antes de casarnos, salí varias veces contigo.
-¿Y por que lo dice? ¿Qué piensas tu?
-Dice que una vez que le dije que iba a desayunar contigo regresé a la casa y pedí de desayunar con mucha hambre. Y que otra vez que no le dije que te vería, me contradije.
-Bueno, pero hace mucho tiempo que no vienes, entonces ¿como es posible que piense que hay algo entre nosotros ahora?
-No se bien, pero te digo que lo sospecha.
Mi mente daba vueltas, todo lo que recientemente creía de la relación tuya y de tu mujer poco a poco se desmoronaba. El viaje de reencuentro no lo era tal, estaba surcado por la duda de ella, por la conversación en la cual ella está convencida de que le eres infiel.
Tratando de ordenar mis ideas, completamente confundida y asustada, te pregunto:
-¿Bueno y tu que piensas hacer?
-Yo ahora mismo que termine mi conferencia, me dedicaré a ver los videos de nosotros, y me masturbaré pensando en ti...
-Veo que la preocupación no te quita la calentura...
-Preciosa, es que tu no lo entiendes, no te acabas de dar cuenta, pero no veo que haya algo que pueda cambiar lo que siento por ti... TE AMO...
-...(!!!!!!!!!!!!!!!!!!!)
-¿Te imaginarías lo que sucedería si regresara a México?
-...¿Qué te gustaría que sucediera? (Siento que la respiración me ahoga, y el pecho se oprime)
-No me respondas con otra pregunta...
- Guapo, pero hace mucho tiempo que no nos vemos, a mi ya se me está olvidando todo eso...
-...Pues a mi no, y quiero que hagamos un viaje juntos...

5 comentarios:

Juank dijo...

Puff zorra bella... lo mismo me pasa a mí. Es horrible

A tus PIES

Zorra Bella dijo...

Juank: Pues cuéntame como se soluciona porque yo estoy a punto de enloquecer...

Fullmoon dijo...

Hay zorra como le haces para vivir?, como se deja de amar ??

Carles dijo...

He vuelto a abrir mi blog, espero que te guste y que si quieres des ideas para nuevos vídeos, un besito. Y muy bonito tu blog ;)

Mónica dijo...

Hay cosas que no se pueden evitar...
A día de hoy y después de muchos años, tengo una historia de este estilo...
Con el tiempo aprendes a tener más paciencia de la que jamás imaginabas...

Besos

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin