Seguidores

lunes, 29 de diciembre de 2008

Revelaciones acerca de mi


Fácilmente, podemos imaginar que una persona es de cierta manera, pero en el fondo, o a la vez, es de otra.
Hace mucho tiempo, me escribiste en una carta:
"Siempre me ha sorprendido verte, observarte tan fragil, tan delicada. Delgada como a punto de quebrarte. Clara como un beso de luna. Siempre me sorprende verte así, y saber, sentir, saberte tan grande, tan rica de placer. ¿Cómo puede caber tanto placer, tanto erotismo, tanto sexo dulce, embriagador, violento, en un ángel tan ángel? Y después verte en silencio, vestida, con las manos unidas, me parece increíble. Algo en mi dice que solo te falta la aureola ¿Pero como puede una niñita ser así entre mis brazos? ¿Cómo puede besarme, morderme, rasguñarme, gemir y reir conmigo adentro? ¿Cómo puedes?"
Cuando escribiste eso, me sorprendí. Porque notaste algo en mi que yo era incapaz de percibir. Yo no conocía otra manera de ser, simplemente, era. Tu me provocabas tanto erotismo, que te besaba, te mordía, te rasguñaba, gemía y reía contigo adentro.
Y después de muchos años, causas las mismas sensaciones intensas en mi. De solo pensar en ti, me derrito, literalmente.
La contradicción, aparentemente, viene de la unión de esta situación, con mi apariencia física.
Soy un ángel fecundador de los campos, que solo le falta la aureola, soy un hada, soy una princesa antigua, soy una muñeca de porcelana, soy una pintura de Bouguereau... eso es lo que se ve por afuera, eso es lo que he escuchado... Pero la diosa de pasión, la diosa de la fertilidad-sonrisa, la que alberga tanta lujuria bajo una piel de ángel, la que se funde y muere de placer cuando la penetras, esa... solo la ves tú.
Esa es mi arma de defensa, la pared detrás de la cual me escondo, y mi principal contradicción. Nadie se la imagina...Solo tu sabes todo el sexo violento, dulce, embriagador, que hay dentro de mi. Es mi regalo para tí... Me crearon tus anhelos, tus manos, tus sobresaltos...

2 comentarios:

yotelocorto dijo...

Si que ees verdad que todos tenemos pequeñas parcelas de personalidad, un poco como el lobo estepario. Ademas algunas personas nos provocan ser de una manera u otra. Aunque seamos los mismos, no nos comportamos al mismo nivel.

Una cosa que siempre me ha hecho gracia relacionado con esto y el sexo... Tus parejas son los que conocen los gestos de tu cara en pleno placer, tu no ves la tuya pero si la de él... no sé si me explico...

de todas formas sigo disfrutando mucho leyendote.

Un abrazo.

La nada dijo...

Releo tus textos por necesidad. Eres demasiado extensiva, tienes muchos detalles, que los debo saborear.
Me gusta tu pàgina, luego te comentarè de algo interesante: Estoy leyendo a Geoge bataille, Las mil y una noche y el arte de Balthus.
Grandes maestros del erotismo.
Saludos, chica inteligente.

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin