Seguidores

jueves, 11 de diciembre de 2008

superé a mi maestro


Hace muchos años, cuando te conocí, me pareciste un seductor nato. Un ser raro, mitológico, salido de los sueños. Un extraño sátiro, buscando hadas en la noche. Un don Juan, que sabe conquistar, que adula, que hace poesía. Que te hace pensar que eres la única, la mejor. Uno que sin que lo percibas, y sin poder evitarlo, te envuelve, te tiene en sus brazos, en su boca, hace que te dobles, te abras, te reclines.

Así, hace un tiempo, sin darme cuenta, era tu presa, y estaba dispuesta a dar y recibir lo que me otorgaras. A esperar que fuera mi turno. A tratar de saciarme de ti.

En esa época funcionaba, porque el deseo universal de la hembra, de continuidad erótica, de sentirse la diosa, la adorada, estaba satisfecho. El círculo estaba cerrado, y el erotismo funcionaba a la perfección.

Dichoso el que sabe como volver loca de deseo a una mujer, alimentando su erotismo constantemente. El que tenga oídos que oiga... El hombre que sepa cultivar su arbusto, frecuentemente, con cariño, detalles, llamadas, palabras, obtendrá la mejor flor: la orquídea rosada. Hará que su mujer se muera de pasión, y el también saldrá recompensado.


Al parecer el don Juan que me enloquecía, se perdió en el diván del psicoanalista.


De alguna manera, era a él al que esperaba.


Ahora no lo encuentro...


Ahora, pareciera que tuvieras prisa al comerme. Pareciera que tus dedos ya no hacen círculos sobre mi el suficiente tiempo. Que tus besos no duraran el tiempo necesario, que tu lengua no viniera por mi lengua hasta el fondo, presagiando lo que sucedería en breve al otro extremo de mi cuerpo.


Que esperaras que llegara lo antes posible, para terminar pronto. Donde quedó la galantería? donde están los poemas en los que era tu musa? Donde están las llamadas, las miradas?


Es terrible estar satisfecha sexualmente, pero no emocionalmente.


Justo al revés de como estaba hace unos meses.

3 comentarios:

susana moo dijo...

Yo también me siento una flor abierta gracias al cariño y a las caricias.
Me pregunto si ellos también son flores.

THC dijo...

Uff. Qué difícil mantener ese equilibrio de amor y sexo. Qué difícil. Es un cóctel muy complicado.

Me lo has puesto fácil, susana. Nosotros más bien somos unos capullos... :-)

muchos besitos.

yotelocorto dijo...

Creo que no, que mas bien como nos hace entre ver... los tios mas que flores, a veces parecemos capullos... jejeje

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin