Seguidores

miércoles, 7 de enero de 2009

Nuestro silencioso acompañante

-Preciosa, te deseo brutalmente...
He estado pensando algo que quiero hacer contigo, quisiera filmarnos y tomarnos fotografías mientras hacemos el amor.

-¿Estás seguro? Sería una prueba incontrovertible de nuestro adulterio...
-Si tenemos cuidado, creo que lo podríamos lograr, ¿te imaginas cuando esté lejos de ti, poder recrear estos maravillosos momentos?

-Si me imagino nuestros gratos momentos de entretenimiento solitario cuando estemos separados...

Casi desde el principio, trajiste tu teléfono celular, y lo utilizaste para tomar vídeo mientras nos comíamos, abrazábamos, penetrábamos, lamíamos, besábamos y finalmente nos veníamos.

Dices que no puedes concentrarte en varias cosas a la vez, pero tu habilidad para tomar vídeo y fotos mientras me doblas, me penetras, me la sacas, me la metes, me embadurnas de mi humedad, me besas por un lado y me la introduces por el otro, es sorprendente.

Cuando empezamos a filmarnos, creabas pequeñas películas de un minuto de duración. Durante ellas se podían apreciar pequeñas partes de nuestra interacción. Ponías la cámara junto a mi coño, mientras cerrabas los ojos, pegabas la nariz en mi pubis, me olías profundamente, y con la lengua lo recorrías concienzudamente de abajo hacia arriba.

Más tarde está el vídeo donde me pones en cuatro patas, y con tu grueso miembro me penetras por atrás mientras yo acaricio mi clítoris.

Hay una especialmente intensa, en la que estás detrás de mi, abrazando mi cuerpo, dentro de mi, y de cara al espejo, observas mi imagen mientras me embistes y yo desfallezco de placer.

Durante las interacciones se pueden oír toda clase de gemidos, suspiros, respiraciones, súplicas y cosas que probablemente por la excitación del momento, pasan desapercibidas o se olvidan, pero cuando se recrea la imagen, resultan increíblemente eróticas.

Gracias a esta tecnología, se puede contar el tiempo en que tardamos en corrernos, y con que actividades gemimos más. Inclusive se puede saber que orgasmos fueron más intensos. Todo esto satisface en gran medida mi necesidad de documentar mi vida.

El otro día me puse a ver los primeros vídeos que tomamos. El primer día contiene un muestrario de tus habilidades amatorias.

Si se siguen observando los subsiguientes encuentros, poco a poco se va formando la contundencia de lo que nos gusta más o repetimos con más frecuencia.

Un día, porque olvidaste tu teléfono, y utilizamos el mío, no supiste como detener el vídeo para crear pequeñas películas, y nos dimos cuenta que aunque el vídeo no esté perfectamente encuadrado, esté abandonado en ocasiones o tenga mucho movimiento de imagen cuando cambiamos de posición, es mucho más intenso e interesante si está completo. Es maravilloso tener ambas perspectivas, cuando tu, porque estás ocupado, me pasas el teléfono para que filme un rato yo misma. Aunque he de decir que no tengo tanta habilidad para concentrarme en el vídeo como tú.

Así, empezamos a crear vídeos de larga duración, en los cuales se puede ver desde que nos estamos desnudando, cuando te estoy lamiendo en lugares que no alcanzas a ver, como nos besamos, nuestras caras de placer extremo, como mientras tu me comes la vulva yo te como el pene, como me muevo y agito mientras construyo mi orgasmo, como mis nalgas se deslizan hacia adelante y hacia atrás mientras te cabalgo.

Te encanta hacer acercamientos de tu espada entrando y saliendo rápidamente de mi vulva, y mis súplicas, de "no pares, métela y sácala rápidoooo!"

No falta la sesión de sexo en el auto, mientras me indicas como acariciar tu pene, como te gusta que te sostenga fuerte los testículos, como te encanta que apriete fuerte la base de tu polla, como te gusta que cierre los dedos cuando llego a la punta, como me lames la mano para lubricarla.

Pero lo que más te gusta filmar es cuando te vienes en mi boca. Cuando empujas mi cara hacia arriba, y gritas "así preciosa, me encanta, me encanta aaahhh" y trago tu dulce semen mientras con los labios recojo las gotitas que van saliendo después del orgasmo, frotando tu glande suavemente con mi boca, mientras lo beso.

En las ocasiones en que se nos ha olvidado, lo extraño.
Ese silencioso acompañante de nuestras cogidas: el teléfono celular que filma nuestra pasión, y que nos ha dado una perspectiva sorprendente de nuestros cuerpos amándose.

7 comentarios:

Catman dijo...

voy a tener que probar a ver que tal jeje
saludos

La nada dijo...

Experta en sexologìa, me parece muy acertado tu narrativa, pues es un lenguaje abierto que no necesita de imàgenes"fuertes" para disfrutarlo. Mira soy y he sido un tipo curioso, me interesa indagar en las formas del erotismo, la masturbaciòn, el voyeurismo.
Es maravilloso lo que puede uno hacer a travès de la imaginaciòn.
Hasta hace poco he liberado mi espìritu de ciertas culpas por ese lado, y me siento bien.
Entr``o a tu Blog y descubro lo que a veces quise expresar y no lo hice por miedo al que me dira( a la persona que se lo querìa enviar).
Bien por lo que haces, me dispongo siempre de tiempo, pues me encanta el lenguaje abierto, y la manera como lo usas, es como si lo viviera.
Ayer, finalmente para terminar, me filme masturbàndome, despuès vi el video y me gusto, me encanto mi miembro y la manera como lo hice.
Re lo comento porque se pueden dejar comentarios.
Gracias. Chica inteligente, eso aunado a tu erotismo, ¡me encanta!

Zorra Cachorra dijo...

Catman:
El filmar ha sido un ejercicio excelente para aceptar nuestros cuerpos, y para excitarnos cuando estamos separados, muy recomendable! Si lo haces, nos cuentas!
Saludos

La nada: Jajaja, experta en sexología me llamas? no, la nada, soy una simple amateur, bastante normalita en la vida real.
Es maravilloso que hayas liberado tu espíritu y te sientas más libre de hacer lo que deseas, me alegro por ti. Igualmente me ha sucedido a mi, no sabes de todo lo que me he liberado! ;-)
Además, en este espacio, completamente libre y anónimo, sería raro ser de otra manera, no crees? Hasta ahora en mi vida, no sabía que podía hablar de estas cosas con tanta naturalidad, y son ustedes, los que leen mi blog, los que me lo han hecho ver.
saludos!

THC dijo...

Buff cachorrita, qué relato más excitante y más recalentón y más chingante. bueno, bueno, bueno. yo me he puesto malísimo y mira que a estas edades ya no es fácil.
Qué sesiones más fantásticas debes tener.
por cierto yo hago unos vídeos con el celular fantásticos. Lo digo por si... en fin, tú sabes. jejejeje.
besitos.

Zorra Cachorra dijo...

THC:
Me agrada que te haya gustado mi relato. Me encanta como dices que te has puesto malísimo, como es eso?.
No te puedes imaginar lo fantásticas que son las sesiones...jajaja.
No entendí bien lo que dices con respecto a los fantásticos videos que tomas con el celular, quieres filmarnos, unirte a nosotros, o tener una sesión privada??? jajaja
besitos

yotelocorto dijo...

Me ha encantado el planteamiento, didactico a la vez que morboso... creo que es bueno verse en video, los futbolistan ven sus partidos.. jejeje... para aprender.

Ademas no tenemos otra opcion de vernos a nosotros mismos en el acto, en ese momento nuestra cabza se vá y podemos saber como es nuestra pareja pero no nos veos a nosotros.

Un abrazo, sigue por este camino... te lo estas montando genial

Zorra Cachorra dijo...

Yotelocorto:
Muchas gracias por tu comentario!
Es cierto que lo más interesante de filmarse es verse a uno mismo enloquecido de deseo, algo que normalmente no podemos observar.
besos

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin