Seguidores

miércoles, 21 de enero de 2009

Vulnerable situación

-Preciosa, necesito verte, necesito tenerte en mis brazos, ¿podrías el viernes?

-Guapo, estoy esperando la regla, me puede venir en cualquier momento, y faltan 3 días para el viernes.

-¿Y no cabe la posiblidad de que el viernes todavía no te venga?

-No guapo, de hecho si el viernes no me ha venido, estoy en serios problemas, y tendríamos que platicar largo y tendido.

-¿Desde cuando se supone que la estás esperando?

-No te quiero asustar, pero podría haber sido desde el domingo...

-...¿Y a partir de cuando se supone que son confiables las pruebas?

-...Guapo, no digas eso, me pongo mal, me angustio terriblemente.... Se que no debería tener motivos para angustiarme, pero si estuviera embarazada, sería tu hijo.

-...¿Y como lo sabes?

-Porque mi marido no me ha penetrado en todo el mes, y es mucho más de lo que quieres saber...

-Por favor avísame en cuanto suceda...


Me doy cuenta de la situación tan increíblemente vulnerable en la que me encuentro.

Si estuviera embarazada, ¿que haría?


Si estuviera embarazada, y le dijera a mi marido, me diría ¿Ah si? ¿estás embarazada? ¿Y cómo?

Sería una prueba incontrovertible de mi adulterio.

Si estuviera embarazada y te lo dijera me dirías: ¿Y como sabes que es mio?, que es lo mismo que decir ¿Y como sé que es mio?

Es aterrorizante pensar en lo que podría suceder con mi vida, pero son cosas que pueden pasar, cuando un hombre y una mujer follan. Los métodos anticonceptivos, pueden fallar.

Todo esto me ha hecho recordar una película que se llama La Letra Escarlata. Se trata de una mujer inglesa que llega a vivir a Estados Unidos en la época después de la colonia, y su marido la alcanzará mas tarde. Ella lo espera, pero pasa mucho tiempo y no llega, por lo que ella lo considera muerto. Entre tanto ella y el sacerdote se enamoran, y viven un romance apasionado. Como fruto de ese amor, nace una niña. Poco tiempo después el marido llega, y es obvio que la mujer fue adúltera. Es juzgada y obligada a portar una letra A roja sobre el pecho, que indica que ha cometido adulterio, como escarnio público.
Ella trata de rehacer su vida con dignidad, mientras el sacerdote, cobardemente, calla su paternidad, para cubrir las apariencias.

7 comentarios:

XoXXeX dijo...

No va a pasar nada que no tenga que pasar, que para eso sos mujer y de seguro, fuerte como un tronco, ademas, ¿desde cuando el problema de infidelidad le corresponde solo a una de las partes de la pareja?, Ya no vivimos en el medioevo... el el peor de los casos todo te servira para darte ceunta de quienes te aman y quienes no, y eso, a veces es muy bueno.
Al resto lo dirá el tiempo.
h, por ciuerto, peor por entrometerme.
Saludos. y que estés bien.

La nada dijo...

Cada quien es dueño de su cuerpo, eso libera de alguna manera la crisis existencial: Culpa-placer.
Dejemos que el cuepo hable por sí mismo.
Me deleitan y excitan tus palabras, preciosa.

Jorge dijo...

Digo lo mismo, "no pasará nada que no tenga que pasar"... tú tranquilita que el stress también colabora en el susto.

Un beso, reconfortante,

Catman dijo...

pues aunque parezca repetitivo, opino como los precedentes
no pasara nada que no tenga que pasar
un beso
T

Lydia dijo...

La angustia es dura, porque te empiezas a comer la cabeza de una manera que no controlas en nada, te vuelves histèrica, todo lo haces mal, hasta que por fin sale el resultado... que en la mayorìa de los casos el negativo es el resultado positivo...

¡Suerte!

Zorra Cachorra dijo...

Amigos:
Les agradezco inmensamente el apoyo y la solidaridad. Estoy muy conmovida.

Efectivamente, solo fue un retraso, increíblemente angustiante, que ayudó mucho a darme cuenta de que la posibilidad de que cosas así sucedan, está ahí.

Me reconfortaba pensar lo que repetían, no pasará nada que no tenga que pasar, y eso fue lo que sucedió.

Mil gracias nuevamente, y les mando a todos un besazo

La Zorra

yotelocorto dijo...

Menuda alegria te habrás llevado...

Un besote.

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin