Seguidores

viernes, 9 de enero de 2009

Tocando tu instrumento

Durante días, mientras estabas de viaje, nos dedicamos a calentarnos a distancia.

-Guapo, para que no te olvides de mi, te mando esta foto...
-Preciosa, espero que sepas que es imposible que pueda olvidarme de ti. La imagen es maravillosa!!! cuéntame, ¿qué hacías tomando esa foto?
-Acordándome de ti guapo, y tengo otras mucho peores, pero te las mandaré cuando estés en el messenger.
Por días intentabas encontrarme en el chat, pero no coincidíamos, veía mensajes cuando abría la sesión de que me habías buscado, pero no estabas en línea.

Por fin, hace unos días coincidimos.
-Preciosa, por favor, envíame las otras fotos, me muero por verlas!
-Pero ¿estás completamente solo?
-Si, si, te lo prometo!
-Bueno te mando esta para que veas que me he puesto el regalo que me diste de Navidad...
-Eres hermosa!!!
-¿Te mando otra mucho peor?...
-Por favor!!!
-Ahí te va...
-Está increíbleeeee!! Uff, no tienes una idea de cuanto te deseo...

Finalmente, regresaste, y me buscaste para que nos viéramos. Como muchos hombres, te encanta que te coma el pene. Llevabas días pidiéndomelo:
-Preciosa, estoy en el cine con mi hija, y no puedo dejar de pensar en ti, y en tu boca... ¿Cuándo podré verte?
-Pues yo puedo el viernes, ¿tu?
-Si, en la mañana te busco...

Quedamos de vernos en un lugar céntrico, y de ahí te recogí en mi camioneta.

No podías dejar de besarme, tocar mis senos, magrearme como un adolescente, como quien no ha tenido sexo por mucho tiempo, mientras yo intentaba estacionarme en una calle poco concurrida.
Después de una pequeña charla en la que nos pusimos al día, te abalanzaste sobre mi, diciéndome cuanto me habías extrañado. Nos percatamos de que si nos pasábamos a la segunda hilera de asientos, tendríamos más espacio, y las ventanas oscuras impedirían que los curiosos pudieran vernos.
Tocabas mis nalgas, las amasabas, acariciabas mi vulva a través de la ropa, y yo sentía una gran excitación, pero ese día, solo sería para darte placer a ti, para comerte.
Sacaste tu teléfono y empezaste a filmar, mientras yo desabrochaba tu pantalón y bajaba toda tu ropa hasta los tobillos.
Comencé a lamer tus testículos, que expedían un maravilloso olor repleto de feromonas, mientras poco a poco iba subiendo, dando lengüetadas y lamiendo todo el tronco, y a medida que iba más arriba, mi mano apretaba fuerte la parte recién húmeda.
Los sonidos que hacías, eran impresionantes. Estabas realmente excitado, fuego puro. Gemidos, cuando llegué a la cabeza, tu miembro como piedra. Apretando fuerte, subía y bajaba la mano sobre el tronco. Sentía como por la grieta superior chorreaba un líquido viscoso, que utilizaba para lubricar tu glande, mientras suspirabas. Saqué un poco de lubricante, y mientras con una mano seguía acariciándote, con la otra y mi boca, intentaba abrir la tapa. Por fin lo logré y vertí una cantidad sobre tu polla. La temperatura te dio un escalofrío. Subía apretando, una mano siguiendo a la otra, cerrándola cuando llegaba a la punta, mientras te miraba a los ojos. Acercaste tu rostro al mío y comenzaste a besarme, enloquecido de deseo, mientras yo no dejaba de subir y bajar la mano. Notaste que estabas cerca de correrte, pero no querías que terminara aún, así que me pediste que colocara mi lengua en la parte frontal de tu pene, y mientras te lamía con fuerza el frenillo, metí toda la ciruela en mi boca. Empezaste a golpear el paladar, y yo succionaba levemente. Te volteé a ver, y tu boca temblaba, presioné fuerte la base de tu polla. Entre mis dedos salían tus testículos. Era un espectáculo casi grotesco, yo aferrada como animal a tu espada, y percibí que estabas muy cerca de correrte. Decidí que quería recibir tu semen en mi boca, te introduje lo más profundo que pude, y sin soltar las manos ni la boca, empecé a sentir las olas y contracciones en tu pene, mientras gemías, y me decías cuanto te encantaba.

Hoy tu semen, sabía muy dulce. Esperé hasta que acabaras de moverte para tragar, y seguir acariciándote con mis labios, mientras te retorcías con la hipersensiblidad después del orgasmo.
Exprimí un poco la cabeza, y todas las gotitas que salieron, las tomé entre mis labios. Poco a poco fuí sintiendo como te hacías más suave, y te solté hasta que estaba pequeño.
Te volteé a ver, y te besé la boca, mientras satisfecho, y ya sin deseo, acariciabas mi espalda.
Te he extrañado como un loco... dijiste. La semana que entra, antes de que vuelva a salir de viaje, quiero verte otra vez...

10 comentarios:

yotelocorto dijo...

exitante reencuentro...

tomasuncafe dijo...

y tu,quiero saber de ti,completa?
besos

Zorra Cachorra dijo...

yotelocorto:
Muy excitante, me quedé arañando las paredes todo el finde jajaja

tomasuncafe, no estoy segura de entender tu pregunta, a que te refieres con completa?

besitos

Lydia dijo...

Me encantó esa parte final de compartir el elixir... de labios ardientes que han aprovechado exprimiendo la última gota, como si no fuera suficiente.

Jorge dijo...

Algunos tienen suerte, ¿eh?

Gracias por la narración (algunos tenemos suerte)

Un beso,
Jorge

Zorra Cachorra dijo...

Lydia:
Si, habemos las que nos gusta hacer disfrutar al amado con la boca, y lo hacemos con amor.

Zorra Cachorra dijo...

Jorge??!!??
Eres el Jorge Rueda, autor del libro que acabo de terminar, el Manual de Sensualidad para Jóvenes Casaderos?!?!
Que emoción!!!
No sabes como he disfrutado tu libro, y aunque estoy un poco inconforme con el título que le pusiste, porque a mi de joven casadera me queda muy poco, y creo que el erotismo se puede empezar a disfrutar mucho después de estar en edad casadera, no quería dejar pasar la oportunidad para agradecerte que hayas escrito algo con tanta sencillez, que nos hace sentir como lo que somos, iguales en esta búsqueda por el placer de coger (follar para algunos) y que lo hayas logrado con un lenguaje tan sabroso.
besitos

THC dijo...

¡Qué maravilla de relato hija!
Sabes como subir la temperatura.
Yo, como soy así como soy, pues me he hecho una pajilla leyéndolo y recreándolo en mi cabecita. Me imaginaba que me la comías así a mi y fantástico.
¡Te pago un trillón de dólares por ese video!:-)
Me conformo con que nos sigas contando estos relatitos tan calentitos.
besitos.

Jorge dijo...

Gracias por las flores, Zorrita, luego paso por la maceta.

Y te agradezco mucho el reconocimiento público a mi Manual…
con lo del título he querido apostar a la lectura de los jóvenes –hombres-. Creo que perro viejo no aprende truco nuevo, pero sí tuve la esperanza de que los chicos se arredraran un poco menos y disfrutaran un mucho más.

Pero, como lo sentiste, ni es sólo para jóvenes ni sólo para varones.

Te dejo un gran beso
y de nuevo, gracias
Jorge

- por cierto, cómo supiste de él y dónde lo conseguiste.
Es sólo por curiosidad mercadológica (de todos modos nadie lo compra :s)

asoslayado dijo...

Uff preciosa... no veas como me a puesto leerte... :-P
Se ve que te gusta mucho chupar... una buena polla... los testiculos...
Si olieras los mios ahora te aseguro que tambien percibirias un olor fuerte a feromonas!!!

Besos... te seguire.

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin