Seguidores

domingo, 22 de febrero de 2009

Dualidad

¿Quien puede explicar un sentimiento que viene por partida doble? ¿Quien define lo que uno siente? ¿Es decisión propia, resultado de nuestra historia, destino?
A veces ni en los libros podemos encontrar la descripción de lo que pasa en nuestra alma.
Quisiera poder explicar que es lo que sucede en mi interior, en mi alma, que acongojada, confusa, se revuelve en dualidades, en sentires, en dicotomías.
Difícil de expresar: monstruoso, perverso, traición, infidelidad, cruel, mentira, engaño. Todas esas cosas se dicen de la situación en la que vivo. Y ninguna describe los sentimientos que alberga mi alma, que me trastornan y me dejan sin sueño, pero que a la vez me excitan, me apasionan, me dan fuerza, me causan adicción, me dan placer y hacen mi corazón latir con la buena cantidad de adrenalina que corre por mis venas.
¿Es posible esta dualidad? ¿Es sostenible? ¿Es reflejo de algo más profundo?
¿Es posible amar a dos hombres a la vez?
¿Existe la posibilidad de auténticamente no querer prescindir de ninguno de los dos? ¿Es exceso de ambición?
¿Como le explico a mi corazón que lo que siente no es posible? ¿Que la sociedad no se construye de esa manera, que es una aberración, una abominación? ¿Que cada oveja debe estar con su pareja y ya?
Será que todas esas definiciones y adjetivos vienen de fuera, alguien las dijo, con buenas razones, para mantener el orden.
Sin embargo, sigue siendo el pecado que más se confiesa en México.
¿Y si no fuera pecado, ni abominación, ni traición? ¿Si fuera una parte normal de la vida de muchas personas?
¿Como se podría controlar?
-Puedes ser infiel, siempre y cuando no cambie tu estado civil y nadie se entere.
-Puedes amar a dos hombres, siempre y cuando los hijos sean solo de uno.
-Puedes amar a dos mujeres, siempre y cuando no descuides tu relación con ambas.
Uno en la noche, en la oscuridad, otro en el día, a plena luz: sus besos se confunden, sus cuerpos me poseen, me comparten, se reparten equitativamente. Me arrancan suspiros, gemidos, orgasmos, siempre alternadamente. Me penetran, me lamen, me hacen suya. De maneras distintas, pero ambas apasionadas. Me acarician, me recorren, con pasión, con amor, como virtuosos tocando un mismo instrumento. Y pareciera que ha sido siempre así, desde el inicio de los tiempos. Como si mi destino fuera compartir mi cuerpo y mi corazón con dos hombres.

6 comentarios:

Crazygirl dijo...

Cuando tengas la respuesta a esa pregunta...me la pasas...
Estoy en las mismas....

Zorra Cachorra dijo...

Hola Crazygirl. No sabes como me reconforta que seamos hermanas del mismo dolor. Ojalá que nuestra salud mental no se quede en el camino! jajaja

Lydia dijo...

Pues es una pregunta complicada, la verdad... pero lo que sí se es que por mucho que se empeñen... la monogamia, no es lo nuestro... jeje...

XoXXeX dijo...

Practico una real monogamia desde hace 8 años. La amo con todo mi ser, y aun al dia de hoy me exita como en el primer dia...
Asi y todo, ambos somos concientes de que la monogamia no es más que una construcción social, una manera de mantener un cierto orden en el rebaño. O sea: es completamente anti-natural, y anti-sentimental.
La monogamia nos condiciona, nos hace sufrir, nos hace codiciosos y malvados. Hace que los celos nos devoren y que adquieramos derechos de pertenencia sobre otra persona, que le quitemos lo único que aún conservamos, la libertad Y aún así y a estas épocas, nos empeñamos en seguir siendo esa aberracion moral que somos, monos monógamos.
Envidio a los swingers.

cadeca dijo...

m gusta la fot...bsotes**CADECA**

Anónimo dijo...

Hola !!!!!!!!!!

Habemos personas que nos hemos dado cuenta de ello hace tiempo y que hemos decidido a vivir en armonía con nosotros mismos. NO SOMOS MONOGAMOS, echele un ojo a esta liga, hay muchas respuestas :

http://www.poliamoria.com/

mi blog tambien

ztef.wordpress.com

Saludos

Esteban

otras entradas

Blog Widget by LinkWithin